OBRA

[section label=»Media Left» bg=»292″ bg_color=»rgb(193, 193, 193)» bg_overlay=»rgba(255, 255, 255, 0.85)» padding=»60px»]

[row style=»large» v_align=»middle»]

[col span=»6″ span__sm=»12″]

[ux_image id=»292″]

[/col]
[col span=»6″ span__sm=»12″ align=»left»]

Las Sirenas Rojas de Teherán

En el aeropuerto internacional Imam Khomeini, una joven que pasa el control de pasaportes para esperar el vuelo de Estambul recuerda una de sus llegadas anteriores a este aeropuerto: su última salida familiar al extranjero, hacia Estambul, tras el fin de la guerra entre Irán e Irak. Se acuerda de su conversación con su padre quien le aseguró de que todo iría bien, de las lágrimas de su madre y de sus dos hermanitas, de sus entrevistas con los agentes de inmigración y otros “adultos” que la habían interrogado primero en Teherán y luego en Estambul. Estos recuerdos le hacen dar la vuelta a muchos otros de su infancia: al del gran jardín a la sombra de los árboles de la gran casa de sus abuelos con aroma a jazmín, al de su afectuosa abuela, de su majestuoso abuelo y de sus hábiles mayordomos.

Cada encuentro, cada café, cada conversación, cada detalle en el aeropuerto la llevan luego a la destrucción de su infancia: a las noches de ataques aéreos que tuvo que pasar al abrigo de los sótanos de hermosas casas, a la inesperada muerte de su muy joven abuela, a la desaparición de sus primeros amigos queridos de la escuela primaria…

La novela continúa con flashbacks, describiendo ampliamente no solo el panorama de su infancia en Irán y su adolescencia en Turquía o sus vidas, sino también el trasfondo de la Revolución iraní, las sanciones y el embargo contra Irán, la guerra entre Irán e Irak y los años posteriores a la guerra por una selección de documentos históricos trasladados por testimonios personales.

La autora lleva al lector a sus clases de turco o a su escuela secundaria en Esmirna, a un café histórico o a la pastelería de un pastelero judío en un barrio viejo de Teherán, al borde del Bósforo o al Consulado General de la República Islámica de Irán en Estambul o a bien los corredores de un hospital de neumología en Teherán durante su transición o transformación de la niña que era a una mujer joven de treinta y tantos años…

“Los niños de la guerra no conocen al cielo azul…

Sus ciudades no acaban de estar pintadas en gris mientras ellos crecen, la lluvia no llega a empapar, la nieve no llega a tapar el color ahumado de la ciudad….”

“… Y un gigante bondadoso llegó a la ciudad, para salvar a todos. Así se acababan todos los cuentos en Teherán…”

Para comprar el libro

[button text=»Nobel Kitap» letter_case=»lowercase» link=»https://www.nobelkitap.com/tahranin-kirmizi-sirenleri-331042.html» target=»_blank»]

[button text=»D&R» letter_case=»lowercase» link=»https://www.dr.com.tr/Kitap/Tahran%E2%80%99in-Kirmizi-Sirenleri/Edebiyat/Roman/Turkiye-Roman/urunno=0001703210001″ target=»_blank»]

[button text=»İDEFİX» letter_case=»lowercase» link=»https://www.idefix.com/Kitap/Tahran%E2%80%99in-Kirmizi-Sirenleri/Edebiyat/Roman/Turkiye-Roman/urunno=0001703210001″ target=»_blank»]

[button text=»Kitap Yurdu» letter_case=»lowercase» link=»https://www.kitapyurdu.com/kitap/tahranin-kirmizi-sirenleri/426119.html&manufacturer_id=197096″ target=»_blank»]

[/col]

[/row]

[/section]
[divider]

[section label=»Media Left» bg=»295″ bg_color=»rgb(193, 193, 193)» bg_overlay=»rgba(255, 255, 255, 0.85)» padding=»41px»]

[row style=»large» v_align=»middle»]

[col span=»6″ span__sm=»12″]

[ux_image id=»295″]

[/col]
[col span=»6″ span__sm=»12″ align=»left»]

Han Tiroteado al Rolls-Royce, Papá

Antes de su despedida de Teherán hacia Paris, se confía un sobre misterioso a la mujer joven, diciéndole que dentro habría una carta y un reloj. El sobre tiene que estar remitido a Anahita, residente en Paris desde mucho tiempo. La joven, que sufrió bastante de nostalgia de patria, sabe muy bien que algunas cartas llevan tristeza y lamento. Acaricia, huele, pero no abre el sobre marcado “A Anahita” que estuvo guardado durante años en la casa con aroma de rosas. Su encuentro con Anahita va ser un punto de retorno importante para ambas mujeres, obligándoles a confrontarse con las memorias que surgen de su pasado común.

Una noche tocan la puerta de la mansión de un matrimonio mayor mientras, por casualidad, o de hecho como de costumbre, su hija y nieta estaban de visita. De repente, se asoma el hijo mayor de la familia diciendo que lo estaban siguiendo por la calle y, a continuación, paran unos coches delante de la casa. Un grupo de hombres sin uniformes pero con aires de agentes bajan de los coches y preguntan dónde está el joven y comienza la inquisición y el cacheo. Los hombres no desordenan solo las salas, los armarios y cajones, las antigüedades de la casa, sino también la mente de los miembros de la familia y de sus mayordomos. Así empieza el lector a recorrer las reliquias de la familia con puertas que no solo dividen sino que también son para unir adyacentes, con jóvenes enamorados de sus vecinos coetáneos en condiciones imprevisibles, con trasfondos de la Revolución iraní y su repercusión, con la terrible guerra inmediata y jóvenes traumatizados y, sobre todo, con el historial detallado de la traición infame de la paramilitar Organización de los Muyahidines del Pueblo de Irán a su pueblo mismo…

El roman también proyecta un paralelismo en la sociedad turca por el eco del terrible asesinato del periodista intrépido turco Ugur Mumcu, en el comportamiento inapropiado de una profesora que traspasa la raya discriminando a la niña inmigrante en su clase de un colegio prestigioso de Esmirna.

La autora narra sus memorias en su habitación de hotel, por las calles históricas de Monmartre o de Champs-Elysées o su café favorito en París. También en los comercios de un viejo Armenio o de un anciano Judío en un antiguo barrio residencial de Teherán, sin que ella y Anahita se levanten de sus sillas en el café donde se encontraron. El roman se culmina con un fin no imprevisible pero sin duda inesperado.

“Yo abracé mi infancia y ella su juventud por delante de los ojos una ciudad ajena que se preparaba a quedarse dormida. Y después andamos hacia otros caminos. Parándonos cada pocos pasos para mirar hacia atrás, rezando por ser entre los poquísimos sobrevivientes, nos miramos, hasta que giramos unas esquina de unas calles, nos miramos.”

Para comprar el libro

[button text=»Nobel Kitap» letter_case=»lowercase» link=»https://www.nobelkitap.com/rolls-royceu-taramislar-baba-387927.html» target=»_blank»]

[button text=»D&R» letter_case=»lowercase» link=»https://www.dr.com.tr/Kitap/Rolls-Royceu-Taramislar-Baba/Edebiyat/Roman/Dunya-Roman/urunno=0001780710001″ target=»_blank»]

[button text=»İDEFİX» letter_case=»lowercase» link=»https://www.idefix.com/Kitap/Rolls-Royceu-Taramislar-Baba/Edebiyat/Roman/Dunya-Roman/urunno=0001780710001″ target=»_blank»]

[button text=»Kitap Yurdu» letter_case=»lowercase» link=»https://www.kitapyurdu.com/kitap/rolls-royceu-taramislar-baba-/478660.html» target=»_blank»]

[/col]

[/row]

[/section]